martes, 5 de mayo de 2009

O Juanin o Juanon

.
Al Decano de Medicina de la UPV se la va la pinza. Ahora resulta que los "empollones" no sólo no son los mejores sino que son un verdadero peligro para la sanidad. Pues te has pasado tres pueblos.

Claro que un expediente brillante no asegura que un médico tenga esas cosas que no se enseñan, como la empatía, las habilidades de comunicación, la intuición etc. pero tampoco lo aseguran expedientes mediocres. Así que este es un claro ejemplo de a pesar de ser Decano, uno puede ir por la vida diciendo sandeces.

Ah, claro, se me olvidaba!. Para seleccionar a los candidatos idóneos, se va a pasar un fin de semana con cada uno para ver si tienen esas habilidades.

Así que ya saben los colegios y las academias para va el futuro. Nada de preparar al alumno para una selectividad. Lo que hay que hacer es prepararlo para un concurso tipo Gran Hermano, donde lo importante es darle sopas con honda a este panoli y engañarle como a un bobo integral.

Simpático a tope aunque luego no sepas si la dosis de la amoxicilina es 500 mgr cada 8 horas u 8 kilos cada 12.
.

3 comentarios:

Iñaki Murua dijo...

Pues voy a discrepar un poco, Rocambole. Las notas de bachiller no suponen siempre que uno vaya a ser mejor o peor en un determinado campo, pero condicionan la elección. Eso sí, lo que plantea el decano me parece muy difícil de llevar a la práctica, aunque es posible que ello también cambiara el planteamiento del proceso de enseñanza-aprendizaje en bachiller (2º curso sobre todo)

Al final, caemos en el mismo problema que en las oposiciones (tb. en esa gran empresa en la que prestas tus servicios): ¿cómo seleccionar a los y las mejores para unos puestos determinados?

Rocambole dijo...

Me gusta que discrepes, pero en este caso poca discrepancia porque estamos de acuerdo. El buen expediente no garantiza que vaya a ser el mejor en un campo, pero de ahí a decir justo lo contrario:"la actual elección de alumnos «amenaza» la calidad hospitalaria ". Macho, amenaza, vamos que son un peligro.

Los buenos expedientes si garantizan que el alumno es metódico, trabajador y con capacidad para el estudio y el resto en la misma proporción que los de notas mediocres.

El como seleccionar al más idóneo es todo un desafío aún sin resolver y que él no pasa de insinuar con una propuesta inviable como son las entrevistas.( y aun así tampoco)

Pero insultar, desprestigiar a sus propios alumnos tiene bemoles. Y máximo cuando en "su mundo" todos están por empollones.

Como hay que elegir a los profesores?. Tras unas entrevista con los alumnos?

No sé en otras carreras, pero en medicina, la carrera no se va a adaptar a Bolonia, sino Bolonia a la carrera "y que no me toquen mi reino de taifa".

Que aquí nos conocemos todos. O casi todos

Iñaki Murua dijo...

Me preocupa coincidir contigo ;-) por lo menos en las opiniones :-D

No recuerdo el autor que escribía sobre la balcanización en los centros de secundaria (Hargreaves, quizá?) En efecto, me temo que versión corregida y aumentada con lo de Bolonia al final.

Como eso de que se llame doctores a quienes son licenciados... en medicina y cirugía (o lo eran al menos)