jueves, 2 de junio de 2016

Al Hos­pi­tal de San­ta Ma­ri­na


A tra­vés de es­tas lí­neas la fa­mi­lia de Pau­la Ro­ble­do Fer­nán­dez que­re­mos de­jar pa­ten­te el re­co­no­ci­mien­to a una la­bor ex­cep­cio­nal que se rea­li­za día a día en el hos­pi­tal de San­ta Ma­ri­na. Un hos­pi­tal que co­men­zó su an­da­du­ra en 1930 pa­ra tra­tar una en­fer­me­dad tan du­ra en aque­llos tiem­pos co­mo fue la tu­bercu­losis, un hos­pi­tal al que por su an­ti­güe­dad y su his­to­ria le pre­ce­de una fa­ma que no se ajus­ta pa­ra na­da a la reali­dad. A pe­sar de nues­tros te­mo­res y nues­tro re­cha­zo en un pri­mer mo­men­to al in­gre­so de nues­tra ma­dre allí, po­de­mos de­cir al­to y cla­ro que nun­ca pu­do es­tar me­jor, el per­so­nal es un per­so­nal pre­pa­ra­do y so­bre to­do con una vo­ca­ción ex­tra­or­di­na­ria que tra­ba­ja pa­ra ali­viar el su­fri­mien­to del pa­cien­te y de la fa­mi­lia en es­te tran­ce. Nues­tra ma­dre in­gre­só en la 5ª plan­ta, en cui­da­dos pa­lia­ti­vos, y des­de el prin­ci­pio se nos ex­pli­có el es­ta­do de la mis­ma con un mi­mo y un res­pe­to in­creí­ble. Se nos di­jo que iban a ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra ali­viar su su­fri­mien­to y así fue. Des­pués de se­ma­nas de ago­nía y do­lor allí lo­gra­ron que pa­sa­ra su pri­me­ra no­che sin an­gus­tia. Re­co­no­cer pú­bli­ca­men­te el tra­ba­jo de las en­fer­me­ras, que le ha­bla­ban con dul­zu­ra ca­da vez que ve­nían pa­ra cam­biar­la, que nos mi­ra­ban y nos trans­mi­tían tran­qui­li­dad en mo­men­tos tan du­ros; la doc­to­ra, que se preo­cu­pó día a día pa­ra que su­pié­ra­mos en to­do mo­men­to el es­ta­do de nues­tra ma­dre y que nos apo­yó du­ran­te to­do la des­pe­di­da; la psi­có­lo­ga que con su dul­zu­ra in­ten­tó pre­pa­rar­nos pa­ra la mar­cha de nues­tra ma­dre. No ten­dre­mos pa­la­bras su­fi­cien­tes pa­ra agra­de­cer los cui­da­dos tan ex­tra­or­di­na­rios que le dis­teis a nues­tra ma­dre y a no­so­tros mis­mos. Gra­cias por per­mi­tir que su mar­cha fue­ra arro­pa­da en to­do mo­men­to por sus hi­jos y que és­ta fue­ra con au­sen­cia de su­fri­mien­to pa­ra ella. Gra­cias por esas mi­ra­das, esos abra­zos y esos cui­da­dos con­ti­nuos de es­tos días. Siem­pre se di­ce que la me­di­ci­na tie­ne que ser una ca­rre­ra por vo­ca­ción y en el ca­so del hos­pi­tal de San­ta Ma­ri­na po­de­mos de­cir bien al­to, por­que lo he­mos vi­vi­do en pri­me­ra per­so­na, que tra­ba­jan per­so­nas muy cua­li­fi­ca­das, muy pre­pa­ra­das pe­ro so­bre to­do con una ca­li­dad hu­ma­na que es de agra­de­cer siem­pre. Gra­cias de co­ra­zón a to­do el per­so­nal del hos­pi­tal San­ta Ma­ri­na que aten­dió y nos arro­pó des­de el in­gre­so has­ta su mar­cha.

HI­JOS DE PAU­LA GON­ZÁ­LEZ RO­BLE­DO (El Correo 30/5/16)

No hay comentarios: