lunes, 26 de octubre de 2015

La gestión en el país de Lucy in the sky with diamonds



Hoy, como los ególatras, me cito a mi mismo cuando el otro día en un post decía:

Por lo visto han cesado a una Directora de Enfermería. Hasta aquí nada nuevo. Todos somos conscientes de que los cargos nombrados a dedo se desnombran con el dedo. Ha pasado antes, pasa y pasará. Otro tema a debatir es si estos cargos deben ser digitales o no, pero eso lo dejo para otro día.

Pues hoy es el día.

En Madrid suenen tambores lejanos sobre la profesionalización de los órganos directivos: "Debemos garantizar la gestión profesionalizada en todos los niveles y la independencia de los órganos directivos”. ha dicho Sánchez Martos, el Consejero de Sanidad madrileño y ha continuado con "vamos a llevar a cabo un cambio progresivo y prudente de la estructura; un proceso regenerativo de la estrategia de designación de los cargos directivos del Servicio Madrileño de Salud”."

En esta propuesta no está solo. Los socialistas, la oposición, a través de su portavoz en temas sanitarios, José Manuel Freire, está en la misma línea:"aboga por la profesionalización de la función directiva-gestora, es decir, que los nombramientos de gestores y cargos directivos sean realizados con procedimientos reglados de selección en base a criterios de profesionalidad, a través de convocatorias públicas transparentes, de concurrencia competitiva y resolución transparente del proceso."

Así que gobierno y oposición parecen que están por la labor de dar ese paso tan diferencial en la forma de designar a los directivos de las organizaciones. De hecho, la moción transacional presentada por los socialistas ha sido aprobada por unanimidad por toda la Asamblea de Madrid. Pero ahora viene lo difícil. ¿Como llevar las buenas intenciones a la práctica sin que salten los plomos?. Yo diría que PFFFFFFFF




No. No tiene pinta de ser barato ni fácil de llevar a cabo. Porque después de designar al "mejor" tras el "procedimiento reglado de selección en base a criterios de profesionalidad, a través de convocatorias públicas transparentes, de concurrencia competitiva y resolución transparente del proceso." comienza la cruda realidad.

Ya lo insinúa Freire cuando exige que además del método de elección se debe implementar
  • Dotar a los hospitales, organizaciones de Atención Primaria y otras, de presupuestos reales (que permitan exigir “disciplina presupuestaria”) y de la capacidad y autonomía necesarias para prestar sus servicios con “agilidad, calidad y eficiencia”.
  • La creación de órganos colegiados de gobierno en todos los centros y organizaciones equivalentes a Consejos de Administración. Ejercerán la función de gobierno y tutela de su organización, asumiendo decisiones estratégicas e importantes como contrato programas, selección y remoción de directivos, etc.
  • Los centros contarán con Juntas Técnico-Asistenciales y Comisiones de Clínicas, de Asesoramiento y Participación profesional.
  • Disposiciones que obliguen a los centros a publicar su información relevante en internet, a la transparencia y rendición de cuentas; a dotarse de sistemas normalizados de buenas prácticas y compilación actualizada de normas y procedimientos operativos estandarizados.
Que bonito es el país de Lucy y qué lejos debe de estar de esta nuestra cruda realidad local. Pero no  por ello, renuncies a un ratito de "sweet dream".
  • Imaginaros unos jefes que han accedido a los cargos directivos por méritos profesionales y en los que sus "virtudes políticas" no tienen ningún peso. 
  • Imagínatelos dirigiendo una organización con un presupuesto real que pueda gestionar de forma autónoma, con disciplina presupuestaria "of course" y ligado a objetivos pactados previamente.
  • Donde todos los trabajadores tiene capacidad de participación a través de estructuras intermedias
  • Donde el "Jefe" tiene un órgano colegiado que le pueda exigir explicaciones de sus acciones, de sus decisiones estratégicas e incluso que le pueda remover de su cargo.



Suena el despertador y se acaba el sueño. Tenemos lo que tenemos y yo creo que "cuan largo me lo fiáis, amigo Sancho". Así que entre tanto a gestionar con las reglas actuales




Imagínate en un tren en una estación
con porteros de plastilina con corbatas como de cristal.
De repente hay alguien allí en el torno,
la chica con los ojos de caleidoscopio.
Lucy en el cielo con diamantes.

Pues eso, que las drogas alucinógenas son muuuuuy malas

1 comentario:

Ramón dijo...

Yo fui de una Junta Técnico Asistencial. El enemigo a batir. Si en algún momento entre Franco, UCD (tan mayores somos), sociatas y lo que tenemos, hubo, no digo ya gestores, sino asesores no afines al régimen, fue un temporal milagro. Y así nos luce. Los nombran a dedo y exigen quedarse porque son técnicos, que lo he visto yo (tan mayores somos)