jueves, 15 de octubre de 2015

Chanson D´Amour: OSI, je t´adore (III/X)


Como bien sabéis los que domináis los temas de gestión y probablemente todos en general, el Cuestionario D´Amour es una herramienta que pretende recoger la percepción de los profesionales, de una OSI en nuestro caso, acerca de la colaboración entre los distintos servicios, niveles asistenciales o distintas organizaciones que se suponen deben trabajar conjunta y coordinadamente.

Recoge 10 items que a su vez se evalúan del 1 al 5. Es bueno (y necesario) conocer los criterios que son claves para que, cualquier organización que precisa de la colaboración de distintos servicios o niveles asistenciales para poder trabajar, alcance unos niveles de excelencia o para constatar en su caso negativo que es un desastre de organización.

Así que vamos a ir conociendo, por entregas como las buenas teleseries, estas maravillosas estrofas que componen nuestra Chanson D´Amour


3.- Conocimiento mutuo: El conocimiento profesional mutuo acerca del enfoque asistencial, de los valores y las competencias específicas, así como del medio en el que cada profesional desarrolla su trabajo, influye a la hora de poder desarrollar un espíritu de equipo y un trabajo colaborativo. El conocimiento personal también resulta de ayuda.

Faltaría más. ¡Qué buenos son los curas y las monjas que nos llevan de excursión! Así que a partir de ahora, por decreto OSInianano vamos a ser amiguitos del alma y a llevarnos bien. A tomar café en alegre compañía y a pasear por los distintos niveles asistenciales en alegre biribilketa.

Porque en este tema solo hay una clave: Diálogo entre pares y basta de colaboraciones. Pasemos a integraciones como ya expuse el otro día

INTEGRAR  
COLABORAR



Hay como una obsesión en elaborar protocolos (ahora se llaman rutas) en la que dos, tres, o tropecientos niveles o actores colaboran para que el protocolo se realice de la mejor manera posible. Perfecto. Pero eso ya se hacía antes de la integración. Para eso no necesitamos integrar. Eso es colaborar. La integración supone un paso más. Un paso en el que los distintos niveles empiezan a difuminar sus fronteras, donde los actores son capaces de interpretar distintos papeles de la obra porque se saben de memoria su rol y el de los demás, donde la comunicación (ENTRE PARES) es la base de la ruta (ya que si no será una ruta a ninguna parte)


2 comentarios:

Cristina Quesada dijo...

Completamente de acuerdo.
Las rutas asistenciales estan resultando ser el mismo perro con distinto collar: la batuta la llevan los mismos de antes y sin conocer a la otra parte les dicen lo q tienen q hacer...
Me recuerdan a los "amigos de los protocolos": cuando despunta la practica basada en la evidencia y se elaboran guias de practica clinica con recomendaciones basadas en evidencias, ellos siguen elaborando protocolos, pero les cambian el nombre. ¡Como si lo q importara fuera el nombre!! En fin.

-Incorporar algunos profesionales de primaria a comisiones y grupos de trabajo no es integrar los dos ambitos.
-Que los medicos de familia sean los secretarios del segundo nivel no es integracion.
-Que el papel de los administrativos es simplemente dar citas no se ajusta a la realidad.
-Que las ATS del ambulatorio curen diariamente una herida por orden del especialista no es integracion. Ni buena practica. Ni adaptado a los tiempos q corren.
Y lo sabemos! Quiza no tod@s?

Rafael Olalde Quintana dijo...

Plas, plas plas. Esa es mi enfermería visible. Ideas claras.