lunes, 12 de octubre de 2015

Amar en tiempos revueltos: Las gestiones de las crisis


El río Deba baja revuelto y amenaza con desbordarse. Para los que estén despistados en este tema es bueno que se pongan al día con la lectura de esta reseña de prensa


Por lo visto han cesado a una Directora de Enfermería. Hasta aquí nada nuevo. Todos somos conscientes de que los cargos nombrados a dedo se desnombran con el dedo. Ha pasado antes, pasa y pasará. Otro tema a debatir es si estos cargos deben ser digitales o no, pero eso lo dejo para otro día.


Y ¿que tiene esta cese de especial? Pues la respuesta del conjunto de personas que trabajaban bajo el mando de la cesada "la totalidad de las 17 adjuntas y supervisoras presentaron su renuncia".

Habemus CRISIS. No seré yo quién de consejos a nadie. Pero si me permito reflexionar en voz alta sobre como veo yo la gestión de una crisis de este tipo. Tenemos 3 opciones

Opción 1: Modelo "Ya era hora de que le echaran. De bueno nos hemos librado"

Un cese de un cargo directivo puede ser recibido por las bases con infinita alegría ante el futuro cambio, en la esperanza de que el sustituto solucione, enmiende o corrija una mala gestión. Qué fino me estoy volviendo: quiero decir que era con "cabrón con pintas". En casos como este no hay que hacer nada. Las palmas sordas atruena el silencioso ambiente. (jaja, me han salido dos oxímoros en la misma frase)

Opción 2 : Modelo "Da igual. Son todos iguales"

Otra posibilidad es la indiferencia del personal ante lo cual la gestión es similar a la anterior. No hay que hacer nada de nada. No hay palmas ni sordas ni sonoras. El personal pasa de todo

Opción 3: Modelo "La hemos cagado. Fuenteovejuna, todos a una"

Pero ¿qué pasa cuando el cese es contestado por un gran número de los curritos a las ordenes del cesado? 

Consecuencias inevitables:
  • Si no se consigue dar una explicación clara, rotunda y convincente de las razones del cese, lo que es seguro es que las consecuencias serán el cabreo y la desmotivación del personal.
  • Al pobre que se le designe para sustituirlo, aunque fuera la mismísima Teresa de Calcuta, se le antoja un futuro un tanto complejo, con dificultades al máximo, sin respuesta a sus propuestas y con zancadillas incluso donde no hay piernas

Desconozco las razones últimas del cese pero tengo que reconocer que este párrafo de la carta de despedida de la cesada dirigida a "Fuenteovejuna" me produce desasosiego e inquietud: "Por otra parte, en el día de hoy me siento muy orgullosa por el BRILLO y la LUZ que la Enfermería hemos conseguido en esta OSI, a pesar de que ésto no guste a algunas personas. Estoy dolida, si, porque soy ENFERMERA, pero no guardo rencor, creo que es miedo y el miedo es legitimo. Nunca he pretendido haceros daño, pero si que conozcáis lo que hacemos y nos respetéis"


El problema ha llegado al Parlamento Vasco donde varios parlamentarios (Blanca Roncal (PSE) y Rebeka Ubera (EH Bildu)) han planteado preguntas para aclarar lo sucedido y han pedido convocatorias presenciales de los protagonistas ante la Comisión de Sanidad para que aporten sus versiones de los hechos, lo que normalmente es la mejor forma para no aclarar nada ya que asistiremos a versiones contrapuestas y a enrocamientos y defensas numantinas.

Se insinúan, o mejor se dice claramente, que existe un conflicto no resuelto entre las Direcciones Médica y de Enfermería por una prevalencia de modelos distintos de gestión de la OSI e incluso se insinúan, o mejor se dice claramente, que esta lucha también estaba presente en el cese del anterior gerente " La directora de enfermería tenía una ideas innovadoras y líneas estratégicas a seguir para darle a la enfermería más visibilidad, mayores competencias y mayor desarrollo profesional, en sintonía con las líneas estratégicas de Osakidetza. Tanto el anterior gerente, como la directora de enfermería tenían las mismas ideas. Pero por lo visto la dirección médica de la OSI no estaba de acuerdo en ello y empezó una guerra fría dentro del hospital contra el anterior gerente y la directora de enfermería" (Pilar Mendía, del Satse-Gipuzkoa)

Uff!!! Qué mal rollo. Suena a rancio, a demasiado antiguo. Da grima pensar en ello.

Si fuera trabajador de esa OSI me gustaría que me aclarasen las razones explicitas del cese para poder evaluar si estas son del peso suficiente para compensar el coste intangible que una acción así puede conllevar. Para valorar si estas decisiones son meditadas o se deben a ventoleras momentáneas y sobre todo, si como se insinúa es una confrontación de modelos de gestión cuyas diferencias son tan extremas que no se pueden conciliar, me gustaría conocer ¿cuál es el MODELO que Osakidetza propicia para esa OSI?

Solo les deseo a los compañeros de la OSI Debabarrena que logren alcanzar un punto de equilibrio, porque tener que ir a currar con mal rollo, es un mal rollo y que renazca el amor en estos tiempos revueltos.

5 comentarios:

Idoia Alcorta dijo...

Recojo el guante lanzado y estreno los comentarios.
Comparto tu desazón por el párrafo que trascribes, pero también siento cierta emoción al ver que las cosas se pueden mover y que no todos somos de plastico. Por otro lado, ¡si esto no es liderazgo...! Mejor sería aprovecharlo,¿no?

Rafael Olalde Quintana dijo...

Gracias Idoia por romper el fuego

Cristina Quesada dijo...

Yo voy a conectar tu post con este otro, dada la cantidad de aizkolaris q hay por estos lares: http://www.marianoramosmejia.com.ar/ironizando-sobre-algunos-estilos-directivos-al-uso/

Miguel Angel Mañez dijo...

Estos gremialismos, herencia de la jerarquía y la sumisión profesional, no benefician a nadie. Surgen mil dudas: ¿sigue la dirección médica? ¿quien ordenó el cese: gerente o alguien de más arriba? ¿que opina el gerente? En estos casos, viene tan bien que la gerencia marque las líneas de trabajo y defina en parte lo que debe hacer cada directivo...

Gracias por contarlo, Rafa.
Un abrazo

jagoba zarandona dijo...

Gracias por el post. A finales de la semana pasada me llegó el rumor de la noticia pero hasta ahora no había encontrado nada escrito sobre el tema. En el "run run" que me llegó se hablaba de un cese relacionado con una denuncia reaizada por la directora de enfermería sobre las prácticas de autoconcertación... Rumores, rumores, rumores. No es que Osakidetza deba dar explicaciones sobre los ceses, pero cuando ocasionan una reacción tan significativa (la dimisión en bloque de todos los cargos intermedios), creo que cuando menos hace falta una nota aclaratoria.
Y ya puestos a pedir, si Osakidetza se decide a dar un paso hacia la transparecencia, y que los mandos intermedios se seleccionen mediante tribunales "no sesgados" donde tenga peso significativo el desarrollo profesional, pues bienvenido sea.
Saludos