sábado, 28 de febrero de 2009

El enfermo imaginario

.Este post se lo quiero dedicar a Cayetano Lupeña que en una ocasión se mosqueó un poquito, pelillos a la mar, porque usé la expresión "le había dado un yu-yu en la patata". Uno conoce sus limitaciones y está lejos de ser un candidato a periodista o tan siquiera una pluma sin errores pero el ejemplo de hoy me ha roto las entrañas.

Un periodista? en un artículo que hace referencia a los pacientes imaginarios o somatizadores utiliza esta definición:

Avería generalmente psíquica que se traslada a la carne

Una joya donde las haya



.

1 comentario:

Cayetano dijo...

Pues nada, agradecido por la dedicatoria ;-) Y es cierto: ¿Que es un pelillo ante la inmensidad del oceáno?. Saludos