jueves, 30 de marzo de 2017

Carpeta de Salud: todos los pros y todas la dificultades en una sola herramienta


Si se puede concretar en una sola herramienta todos los pros y todas la dificultades que se puedan imaginar en una herramienta TIC, esa es sin duda la Carpeta de Salud



La carpeta de salud es una herramienta muy potente que ha sido creada por Osakidetza (en otros Servicio de salud existen sus equivalentes con sus diferentes matices) y que permite al paciente acceder a toda la información sobre su salud que haya sido generada en Osakidetza en forma de documentos. Puede consultar, e imprimir, los informes de alta, de la urgencia, los informes de las pruebas complementarias (de imagen, de anatomía patológica, etc.), las analíticas, su tratamiento activo tanto crónico como agudo, etc.

Puede servir como un diario de la evolución de los datos de salud del propio paciente, aportar informes externos a Osakidetza, acceder a información de interés tanto de prevención como sobre patologías, etc.

Pero no solo eso, también se puede gestionar sus próximas citas, conocer la lista de espera quirúrgica y un capítulo casi desconocido: se puede instaurar una vía de comunicación con su médico de A.P. a través de la Hª Clínica quedando integrada esta información en la misma historia (es como un correo electrónico desde, y dentro, de la misma historia). Para ello, debe cursarse una petición por parte del paciente y una respuesta afirmativa de aceptación por parte del profesional.

Y a buen seguro se irán implementando nuevas e interesantes prestaciones a la herramienta que aporten valor añadido al paciente y al profesional.

Es decir que tiene todos los pros que se le pueden pedir. Es un buen producto que según las normas del mercado debería arrasar. Pero ¿cuál es la realidad de esta herramienta?

A fecha 16 de febrero de 2017, la cifra oficial de la propia Osakidetza respecto al número de personas que acceden a la carpeta de salud es de 43.000 personas. Pueden parecer muchas, e incluso durante un momento podemos hasta sentirnos satisfechos, pero esta cifra supone que tan solo el 1,98% de la población de toda Euskadi han accedido a la herramienta. O planteado a la inversa, el 97-98% de la población ni está ni se le espera en la herramienta. 

¿Y por qué? 

Es evidente que la ciudadanía desconoce la existencia de la herramienta. Por tanto, es necesario un despliegue de comunicación, no más intenso, que también, sino con una estrategia diferente que sea motivadora y ponga de manifiesto el potencial y el valor añadido de la herramienta. 

Pero al desconocimiento se unen las dificultades de acceso:

Solamente se puede acceder con 
  • certificado digital (muy pocas personas poseen un certificado digital, a lo que hay que añadir los múltiples conflictos que se están generando entre los certificados digitales y los distintos navegadores, o los problemas con las actualizaciones de java, etc.) 
  • Un juego de barcos (que como suele ser habitual en estos casos, uno sabe dónde lo ha guardado el primer día pero que tiende a “esconderse” con suma facilidad). 
Es cierto que los datos son muy sensibles y por tanto la seguridad en el acceso debe ser estricta, pero también hay que ser consciente de lo disuasorio de estas medidas para una difusión generalizada entre la ciudadanía. También nuestros datos bancarios son ultrasensibles y su acceso es mucho mas sencillo.

Por tanto las estrategias para que esta, magnífica, herramienta, se difunda de forma más generalizada entre la población, deben abordar un trabajo dirigido a solventar ambas dificultades

2 comentarios:

Rafa Rotaeche dijo...

Reproduzco un comentario que publiqué en el desaparecido Hobe + cuando se presentó esta iniciativa:
"Hola:el otro día asistí a la presentación de la carpeta de salud en las jornadas de salud de Cruces http://tinyurl.com/pn5rfh4

Formulé una pregunta sobre como se iba a evaluar su impacto ya que existen experiencias donde una iniciativa parecida ha tenido efectos contrarios a los deseados. Como aumentar las consultas y las visitas a urgencias http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23168824

Por lo que pude entender no existe una evaluación planificada.

Esta semana se publica una revisión sistemática en el Annals of Internal Medicine http://annals.org/article.aspx?articleID=1770672 donde se examina la evidencia que existe sobre este tipo de plataformas. Se limitan a las que proporcionan empresas o entidades que prestan servicios de salud. Copio sus conclusiones

Conclusion: Evidence that patient portals improve health outcomes, cost, or utilization is insufficient. Patient attitudes are generally positive, but more widespread use may require efforts to overcome racial, ethnic, and literacy barriers. Portals represent a new technology with benefits that are still unclear. Better understanding requires studies that include details about context, implementation factors, and cost.

Desconozco si nuestra plataforma tendrá los efectos deseados y si será costo efectiva, pero invito a todos los responsables de la misma a leer esa publicación. Se dan claves muy interesantes sobre aspectos que tienen que ver con la implementación de esta tecnología así como las barreras que pueden aparecer.También seguro ayuda a identificar diseños sobre como evaluar el impacto de esta experiencia en Euskadi.

Ante las conclusiones de la revisión sería inexcusable no hacerlo"

Me parece que esta evaluación sigue pendiente.

Rafael Olalde Quintana dijo...

Gracias Rafa por tu aportación y por tu constancia al predicar en el desierto de la evaluación de los impactos que se derivan de estas (y otras) iniciativas.