lunes, 15 de febrero de 2016

A Osakidetza le falta masa crítica en las TICs



Siempre he defendido que para poder aprender a conducir se precisa un coche. 

Y que por mucho carnet que tengamos, sin coche no vamos a ninguna parte. 

Pero lo que nos pasa en Osakidetza últimamente es justamente lo contrario. Tenemos coche pero muy pocos profesionales y muy poquitos usuarios tienen carnet de conducir. Nos falta masa crítica. 

Y todo esto lo planteo en relación a las TICs en nuestra organización. Unos amigos expertos en esto de las TICs, Miguel Angel Mañez(@manyez) y Mª Angeles Medina (@magelesmedina), han elaborado unos indicadores, seis en total, que consideran claves para poder sacar una foto fija de cada CCAA en el uso de las TIC, enfocadas al ámbito sanitario en general y a la cronicidad en particular 



Y tras aplicar los indicadores a todas las CCAAs resulta que en Euskadi tenemos un pleno. Seis de seis. Es decir, tenemos un coche, qué digo coche, tenemos un cochazo de cortar. Un Ferrari o un Lamborgini por lo menos. Pero no tenemos pilotos, o tenemos pocos para ser justos, con carnet de primera para poder montarse en estos bólidos tan sofisticados. Repito, nos falta masa crítica. 



¿Qué pasa con los pacientes? (hablo desde una experiencia personal, nada científica, sin muestras estratificadas ni metodología de encuesta correcta. Vamos, olfato puro y duro, también llamada intuición basada en  la experiencia) 

Las sensaciones son ambivalentes. En mis pacientes, las citas web se usan de forma habitual y cada vez más. En contra, todavía estoy por tener una solicitud de un solo paciente para utilizar el canal virtual de comunicación a través de la carpeta de salud. Cuando constato que alguno de mis pacientes ha entrado en su carpeta personal de salud le someto a un interrogatorio, que parezco del KGB, indagando en sus hábitos y en sus motivaciones para haberlo hecho. Pero la muestra es muy escasa para tener conclusiones precisas.

¿Y los profesionales? Si hay poca masa crítica en los pacientes, de los profesionales, mejor ni hablamos. Y lo que más desconcertado me deja es que la edad no es un factor clave para ello. Los colegas jóvenes se equiparan con los veteranos en la falta de entusiasmo por estas herramientas. 

Cada vez que entro en la carpeta de salud me "flipa" la potencialidad de esta herramienta. Pero me "flipa" más el desconocimiento de todo el mundo, tanto pacientes como sanitarios, y de la nula estrategia de difusión de la misma, mas allá de las charlas que de forma itinerante y voluntariosa realizan, o mejor realizaban, el Dr Casi (@alfonso_casi) y sus compañeros. A día de hoy no conozco a su sustituto en estas labores

Reconozcámoslo. Por este camino vamos demasiado lentos. Por tanto tenemos un problema. 

¿Cómo aumentar la masa crítica de usuarios y profesionales en relación a las TICs en Osakidetza?

Este si que sería un estupendo leitmotiv para una Jornada de sesudos sabios tecnológicos. Yo ya he realizado mi inscripción virtual a ese futuro Simposio, Jornada, Congreso, o lo que se tercie, porque creo que es clave en la estrategia de futuro de nuestra Organización.

3 comentarios:

Cristina Quesada dijo...

Nos falta masa critica, si. Y algo de sentido comun Y alguna q otra cosilla mas.

Seguro q aparecen algunos iluminados preguntando si realmente es necesario tener carnet de conducir..... "si toda la vida hemos estado sin carnet!!"

Rafa Rotaeche dijo...


Gracias Rafa una vez más por la reflexión que planteas.

Aunque me parece que la foto fija de nuestra organización tiene bastante trabajo de photoshop y a lo mejor la realidad es bastante diferente.

Yo también tengo las mismas sensaciones que tú respecto a los pacientes pero alguien está muy seguro de lo contrario. Sin embargo en otros ámbitos no están tan seguros. Por ejmplo en la famosa Kaiser donde el acceso la Hª clínica se tradujo en más consultas y visitas a urgencias según podemos leer en el JAMA http://tinyurl.com/byo37vx y las cosas no parecen estar tan claras como apunta esta revisión sistemática http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25669240

Hace unos días nuestro consejero twiteaba este trabajo británico http://www.bmj.com/content/352/bmj.i722 donde se cuentan los problemas que está planteando el acceso a la historia por parte d elos pacientes.Copio la conclusión del autor:
"Will patients benefit? There is no formal research on whether open electronic health records create better patient outcomes in the UK. Patients’ views vary on how useful they are"

Rafael Olalde Quintana dijo...

Cierto tocayo. Vivimos en la duda de si estas herramientas van a aportar valor o son simples postureos.Y la superduda del coste/beneficio

Pero seamos también críticos. El otro día escribía en un post "Que la población no crece, que nos inventamos las consultas administrativas, las consultas telefónicas, los consejos sanitarios telefónicos, consultas no presenciales, el paciente activo etc, etc, pues las consultas normales siguen creciendo" Yo no creo que sirvan para disminuir la demanda sino para articular nuevos escenarios de relación.

Y en este sentido me parece inevitable dotarnos de esas herramientas a pesar de que falta ese punto de inflexión tanto en usuarios como en profesionales para sacar partido de ellas.

Siguiendo con el símil del coche, creo que, en general, los que tiene carnet, pocos, están(estamos) en fase de llevar la L de aprendices en la espalda. Pero eso es un tema para esa jornada superguay que van a montar y a la que espero acudir