jueves, 1 de enero de 2009

Sistemas de Dosificación Personalizados

.
Partiendo de una experiencia piloto en Gipuzkoa dirigida a: "ancianos que estén adscritos a los servicios de ayuda domiciliaria de las distintas provincias y que, en base a unas características sociales y sanitarias determinadas por estos departamentos, requieran de esta asistencia farmacéutica. Estos pacientes, a su vez, elegirán la farmacia acreditada por el COF de cada provincia que mejor les convenga para participar en esta iniciativa. Antes de su incorporación al programa, los usuarios deben firmar un documento de consentimiento informado y se les hace una entrevista para elaborar una ficha con toda la información relativa a la medicación que toma y a los problemas de salud que sufre, con el fin de someterles al SDP", en la actualidad existe un borrador de decreto para extenderlo a toda la CAV.

Hasta aquí todo correcto. Todo lo que ayude a que sea mas sencillo la dosificación en pacientes ancianos y polimedicados es bueno. Lo que flipa es que en ese borrador los médicos brillamos por nuestra ausencia descansando la iniciativa en la auxiliar domiciliaria y el farmacéutico.

Cuando se inventa la polvora es bueno mirar lo que hacen otros y copiar las mejores idéas, (ahora se llama benchmarking) lo que ha funcionado estupendamente toda la vida y así no cagarla. Luego, eso sí, nos llamarán para ver si todo es correcto y solucionemos los marrones, pero de entrada nos dejan fuera.

ACTUALIZACIÓN

He encontrado esta presentación (No perderse la diapo 53):

Presentacion Centros
View SlideShare presentation or Upload your own.

.

4 comentarios:

Lestrigon dijo...

Hola de nuevo, Rocambole. Me da un poco de corte el volver a hacer un comentario, pero, sin que tengas tú ninguna culpa, éste post me ha molestado.

Resulta que el Colegio de Farmacéuticos de Gipuzkoa y el Departamento de Sanidad firman un acuerdo para extender una supuesta “experiencia piloto” de Donostia y Legazpi, por la que los ancianos adscritos a los servicios de ayuda domiciliaria (Diputaciones), en base a unas características sociales y sanitarias determinadas por los Servicios Sociales, tendrán esta asistencia farmacéutica de dispensación farmacéutica individualizada.

Debo decir que esta experiencia que “representa un gran avance en el abordaje de la asistencia farmacéutica”, además de en Extremadura hace al menos seis años (si no más) que viene realizándose por el Colegio de Farmacéuticos de Bizkaia. Aquí lo llaman PADI (como el Programa Dental Infantil), que para los farmacéuticos es el Programa de Dispensarización Individualizada. Tengo el documento del programa, he tenido tres pacientes incluidos en él y ya tengo una cuarta candidata. Me ofreció participar directamente una farmacéutica de una oficina de mi barrio, y me dijo que en Bizkaia había seis oficinas que lo estaban haciendo, aunque por lo visto no estaba “pilotado” por nadie influyente. Y lo están haciendo sin cobrar por ello.

En Bizkaia el sistema de blister es como el de la foto que has puesto en la imagen del post. Los pacientes candidatos los elijo yo. Los casos que he tenido eran pacientes mayores con trastornos cognitivos. A los pacientes (y su familia) les explico en qué consiste el servicio, les ofrezco entrar, les indico que es voluntario y que tendría que ser en una oficina de farmacia concreta adscrita al programa (lo que no es una tontería, porque en algún caso el paciente debió cambiar la oficina donde habitualmente adquiría la medicación). Si aceptan les remito con un informe a la oficina de farmacia. En la farmacia, la farmacéutica les vuelve a explicar el programa, y les da un documento de consentimiento para firmar, lo que hacemos también posteriormente la farmacéutica y yo. Mi informe incluye la medicación habitual y la posología diaria. Existe una lista de medicamentos excluidos del sistema: analgésicos a demanda, anticoagulantes pautados según INR, inhaladores... Yo (y la enfermera) hacemos las recetas según su CLT, el paciente o familiar las lleva a la farmacia, y la farmacia prepara (de forma estéril) los cartones semanales según la posología indicada con los blister que precisa el paciente. Cada lunes el paciente acude a la oficina y le dan el cartón para toda la semana. Cuando se acaba la medicación le informan de que acuda al Centro de Salud para las nuevas recetas. A pesar de que en el CS podamos controlar el número de pastillitas, lógicamente debe existir confianza mutua sobre la honradez y profesionalidad de la oficina de farmacia, para lo cual no está de más el conocimiento personal.

Así que (y ésto solo es mi imaginación) cuando esa “experiencia piloto” de Gipuzkoa se extienda al resto de Euskadi, la Atención Primaria de Osakidetza no pintará nada en la decisión de qué paciente es candidato al programa, y sólo se incluirán pacientes adscritos a los servicios de ayuda domiciliaria de las Diputaciones. Elegirán (¿quién?) la farmacia acreditada que mejor les convenga (¿a quién?). Firmarán un documento de consentimiento informado que el médico no conocerá. El médico tendrá que realizar un informe para que los Servicios Sociales puedan “elaborar una ficha con toda la información relativa a la medicación que toma y a los problemas de salud que sufre”. Tendrá que responsabilizarse de las prescripciones, hacer un informe actualizando las indicaciones, los tratamientos, dosificación y posología cada vez que el paciente precise una modificación y, sin comerlo ni beberlo, fiarse de las oficinas de farmacia que, si esta vez lo mandan los Servicios Sociales, cobrarán por cada paciente. Cojonudo. Ya estoy templando con ese borrador de Decreto.

Estoy totalmente de acuerdo sobre la importancia de el benchmarking. Pero también es importante un sistema de reconocimiento de dónde se están dando las mejores prácticas para identificarlas, consolidarlas y desplegarlas. Y en este caso creo aquí mismo, el Colegio de Farmacéuticos de Bizkaia (y con modestia algunos otros) también podemos aportar cosas.

Rocambole dijo...

Precisamente de eso se trata. Conozco el tema y también que el COFB presentó alegaciones en el sentido que yo he apuntado (y tu describes) pero no les han hecho caso.
Lo lógico es justo lo que tú has planteado, por eso no tiene sentido que los médicos estén fuera del proyecto. Aunque te sorprenda la decisión de qué pacientes son candidatos va a recaer en auxiliar domiciliaria.
En Bizkaia llevan tiempo con el tema e imparten cursos para los farmacéuticos que se quieren sumar a esa opción pero siempre ha sido a nivel local. El tema es que ahora se va a generalizar y a pagar con dinero de la Dirección General de Farmacia (a unos 30€ paciente/mes, según creo)

Lestrigon dijo...

Pues nada, de p.m. Vaya nivel, Maribel.
Nuestro papel, en todo caso es ser leales con los pacientes y en lo posible con Osakidetza como institución. Ahora, que con los que mandan...vaya tela.
Hay un poema de Giuseppe Ungaretti que dice:
“Distante en una tierra distante
como a un hombre ciego
ellos me han abandonado”
Muy triste.

Anónimo dijo...

Estimado Rocambole:

Me llamo Gustavo Higueruela, y soy el redactor jefe de la Revista e-RAS (www.opinionras.com).

Estamos interesados en contactar con usted para hacerle unas breves preguntas, con motivo de un artículo que estamos elaborando sobre los blogs sanitarios más interesantes.

Puede contactar conmigo en redaccion@opinionras.com

Muchas gracias.