lunes, 30 de mayo de 2016

Implicándose en la Seguridad del Paciente


La verdad es que estoy encantado al ver que la semilla de la seguridad del paciente va prendiendo y superando limitaciones y dificultades. La aparición de este Decreto sobre medidas de seguridad de pacientes que reciban asistencia sanitaria en los centros y servicios sanitarios ubicados en Euskadi que contempla al paciente en todo el ámbito de la actividad, tanto pública como privada, va a suponer un paso hacia adelante sin retorno y es digno de reconocimiento.

La obligación de desarrollar Planes de Seguridad del paciente con un responsable de seguridad en su gestión son decisiones bien enfocadas.

Se insiste e incide en

Iden­ti­fi­ca­ción. La co­rrec­ta iden­ti­fi­ca­ción de los pa­cien­tes en los cen­tros sa­ni­ta­rios, ase­gu­rar­se de que el en­fer­mo so­bre el que se ac­túa es el co­rrec­to, es una me­di­da fun­da­men­tal pa­ra evi­tar erro­res en la aten­ción que pres­tan los ser­vi­cios de sa­lud.

Me­di­ca­ción. La re­duc­ción de los erro­res a la ho­ra de ad­mi­nis­trar fár­ma­cos a los pa­cien­tes de­be asu­mir­se co­mo un pro­ce­so con­ti­nuo de me­jo­ra en el que de­ben in­cluir­se di­ver­sas prác­ti­cas en ca­da una de las fa­ses que cons­ti­tu­yen la ca­de­na de uti­li­za­ción de los me­di­ca­men­tos –elec­ción del fár­ma­co ade­cua­do, po­so­lo­gía...– im­pli­can­do en su desa­rro­llo e im­plan­ta­ción tan­to a pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios co­mo a los pro­pios pa­cien­tes.

In­fec­cio­nes no­so­co­mia­les. Son aque­llas que su­fren los pa­cien­tes den­tro de los pro­pios cen­tros sa­ni­ta­rios. El de­cre­to in­ci­de en la pre­ven­ción y el con­trol de las in­fec­cio­nes re­la­cio­na­das con la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria –co­no­ci­das co­mo IRAS– ya que com­pli­can o agra­van en cua­dro clí­ni­co del en­fer­mo.

Ges­ta­ción y par­to. Es uno de los ám­bi­tos asis­ten­cia­les en el que ad­quie­re gran re­le­van­cia la se­gu­ri­dad del pa­cien­te y des­de el que se pre­ten­de pro­te­ger tan­to la se­gu­ri­dad de la mu­jer em­ba­ra­za­da co­mo la del neo­na­to.

Prue­bas con ra­yos. Las prue­bas ra­dio­ló­gi­cas cons­ti­tu­yen una he­rra­mien­ta diag­nós­ti­ca ha­bi­tual. Sin em­bar­go, la ra­dia­ción no es­tá exen­ta de ries­gos, y por ello to­das las pe­ti­cio­nes de prue­bas ra­dio­ló­gi­cas de­ben es­tar ple­na­men­te jus­ti­fi­ca­das y de­ben apli­car­se téc­ni­cas que mi­ni­mi­cen la do­sis, per­mi­tien­do ob­te­ner la in­for­ma­ción diag­nós­ti­ca fun­da­men­tal.

Sis­te­ma de no­ti­fi­ca­ción. El de­cre­to fi­ja la crea­ción de un re­gis­tro de in­ci­den­tes y even­tos ad­ver­sos co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad del pa­cien­te.

For­ma­ción. La for­ma­ción de los equi­pos de pro­fe­sio­na­les es una es­tra­te­gia que con­tri­bu­ye a la me­jo­ra de la se­gu­ri­dad clí­ni­ca y que de­be ser aco­me­ti­da por to­dos los pres­ta­do­res de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios.

Al final se trata de que la cultura de seguridad del paciente se integre de forma natural y consustancial en la actividad de todos los profesionales y de los Centros que prestan la atención a los pacientes.

Pero, claro está, sin cometer los errores que ya hemos comentado en anteriores post "Permitame que insista"


2 comentarios:

Cristina Quesada dijo...

Y tambien se han incluido las ulceras por presion (UPP). A ver si asi hay mas concienciacion, por Diossss ��

Inma Moraza dijo...

Totalmente de acuerdo... Sabemos que tenemos muchos problemas... pero no hay excusas para no implicarse en la seguridad del paciente. Cada uno desde su lugar debe trabajar por ello.
Ahora espero que el apoyo institucional no se quede en el papel...