domingo, 30 de noviembre de 2008

Q de oro para la Comarca Bilbao

.

Enhorabuena. Una Q de oro supone mucho esfuerzo y a pesar de los habituales voceras, que mas por ignorancia que otra cosa, denostan los reconocimientos en Calidad, se merecen una felicitación en toda regla.

A recoger el premio el día 18 en el BEC
.

5 comentarios:

lestrigon dijo...

Hace poco tiempo que he conocido esta página, estimado Rocambole, y vaya por delante mi agradecimiento y el reconocimiento por el esfuerzo que sin duda supone mantenerla. He estado revisando los post anteriores y he estado a punto de entrar al trapo en varios asuntos (acuerdos con el SME, foro de AP, historia clínica electrónica, Global Clinic, lucha contra la burocracia, y finalmente he decidido comentar éste porque me llama la atención tu tono provocador general y sin embargo tus comentarios acríticos con respecto a la política de calidad, elogiando las Q de plata y de Oro de Cruces y Bilbao mientras desprecias a “los habituales voceras, que más por ignorancia que otra cosa, denostan los reconocimientos en Calidad”.
No es que me sienta aludido directamente ni por lo de voceras habitual ni por lo de ignorante, pero quiero decir que todo esto me recuerda al refrán chino: “mucho ruido en el piso de arriba, pero no baja nadie por la escalera”. Estoy seguro de que conseguir esos reconocimientos suponen esfuerzo y trabajo, pero me pregunto si Osakidetza apunta bien el tiro, porque vaya trabajo más baldío. Basta conversar un poco con la gente de cualquier hospital o en primaria para que observes la distancia que hay entre la retórica rimbombante de la EFQM, el engreimiento de los cargos, y la sensación de desinterés que se percibe en los profesionales de una organización que creo que está más cercana de la mediocridad que de la excelencia, perdón Excelencia. Tal vez iríamos mejor con menos grandilocuencia, más interés para solucionar los problemitas sencillos, más compromiso en la gestión de los problemas complejos, y más humildad y objetividad al sopesar resultados. ¿No te parece?
Un saludo amistoso.

Rocambole dijo...

Ay Lestrigon, Lestrigon.....

Me has recordado a una experiencia que he mantenido durante muchos años de mi vida. De siempre he sido un defensor de realizar mis vacaciones de camping. He pasado por todas las etapas, tienda pequeña, tienda mas grande, carro, caravana pequeña, caravana más grande ... y durante todo ese tiempo había personas, que jamas habían ido de camping, a las que era inútil tan siquiera explicar alguna de las ventajas que yo veía en esa opción. Era como hablar en idomas diferentes y si algo aprendí de esa experiencia es que predicar en esas condiciones es totalmente inútil.

Juegas con ventaja ya que yo desconozco si has ido alguna vez de camping con el tema de la Calidad pero me temo que no. Por eso desisto de entrada a convencer, ni tan siquiera a explicar. Es inútil.

Pero que quede claro algunos temas. Soy un ferviente defensor de los temas de Calidad y del modelo EFQM. Otro tema son los resultados, pero conceptualmente es irrebatible (para un campista como yo). Pero acepto tu visión del tema. Aún con todo te diré que prefiero una organización que sea una mierda pero que tenga claro el modelo y lo que se debe hacer (aunque no lo haga) a otra que sea una mierda igual a la anterior y no sepa donde está el norte. La primera podrá sobrevivir, la segunda lo dudo.

Con muchos de mis amigos, este es un tema de discrepancia y discusión y siempre les aclaro que una Q de plata no es más que un puto 4 sobre 10. Es decir que una organización laureada con una Q de plata realiza de forma manifiestamente mejorable el 60% de sus actividades según el modelo. Así que todas tus críticas están más que fundadas. Pertenecen a ese 60% de cosas claramente mejorables. El tema es ¿Cómo las detectas? ¿Como decides sobre cual actuar? ¿Como mides si lo que has hecho sirve para algo? ..... De esto va el modelo y no de otra cosa. Esto va de un camino hacia y no de haber llegado a ... la Excelencia.

Al final siempre pico y empiezo a explicar algo. Perdón no lo volveré a hacer.

Gracias por tu aportación y no te cortes, entra al trapo , que eso le da vidilla al blog.

Un saludo Lestrigon ( Individuo de alguna de las tribus de antropófagos que, según las historias y poemas mitológicos, encontró Ulises en su navegación en Sicilia y en Campania).

Lestrigon dijo...

A veces me han dicho que soy cabezón, pero te aseguro que me encanta cambiar de opinión si me convence el razonamiento. En cualquier caso me alegro de poder debatir este tema.

Pareces dar por supuesto que Osakidetza como organización “tiene claro el modelo y lo que debe hacer”. Yo eso no lo tengo tan claro. Sin ir más lejos, según el nuevo Plan Estratégico ahora que ya hemos llegado a la Excelencia vamos a por la Innovación. Alguna consultoría externa se está poniendo las botas y de paso descojonándose de nuestros jefes ofreciéndoles el ritual de moda EFQM, etc.... Se construyen frases espléndidas y visiones fantásticas, pero luego hace falta alguien que ser capaz de concretar esa visión, estructurar y gestionar la organización, de administrar los recursos, etc. Al parecer se espera que una especie de efecto mariposa consiga trasmitir el impulso y convertir una idea en actos reales hasta el último nivel operativo. No hace falta intentar convencerme de las bondades de la EFQM pues no pongo en duda de que la herramienta sea buena (aunque no he llegado a sufrir un “ataque de excelencia”).

Siguiendo tu metáfora, hace muchos años que no lo hago, pero sí he ido de camping. Con un Simca 1000, con un dos caballos, o con un Seat 127, y he sudado clavando la tienda en un suelo granítico mientras los mosquitos me ajusticiaban. Y me ha llovido (viva Galicia) tres semanas seguidas en agosto, y también me han robado en un camping. Y también lo he pasado muy bien observando el curioso fenómeno de los paisanos de la caravana con las macetas, la televis¡ón con el tapete y su mueble, y la alfombra sobre la hierba con las hormigas correteando por encima.

Dices que el resultado es mejorable el 60% según el modelo. Pero el éxito no radica en el uso estereotipado y burocrático de un modelo. Lo que haría útil a CUALQUIER modelo sería el que consiguiera modificar la actitud y el comportamiento de Las Personas. Lo determinante es lo que pasa dentro de una consulta, en la habitación de un hospital, en un quirófano, o en un domicilio. Y eso sólo se consigue con compromiso. La Calidad Total implica a la Organización desde arriba hasta abajo. Un centro no puede pretender ser Excelente si cada poco la Organización (central o periférica) de la que depende (yo a ésto no lo consideraría una Alianza) se cisca en los pequeños logros con decisiones calamitosas; si los cargos desde los más altos hasta los intermedios están trufados de personas ignorantes, incompetentes, manipuladoras e irresponsables; si la actitud triunfante considera que los problemas espinosos simplemente no existen, si las conductas indolentes son amparadas; si el que mejor falsifica las notas es aclamado txapeldún. La tienda de campaña tiene que estar en buen sitio, bien orientada y bien clavada en el suelo. Lo que estamos viviendo tiene mucho de “vestimenta del Emperador”, de caravana con macetas, televisión y alfombra con hormigas.

De cualquier forma, compañero (veo que has pillado de dónde viene lo de Lestrigón), “pide que tu camino sea largo, rico en experiencias, en conocimiento. A Lestrigones y a Cíclopes, ni al fiero Poseidón hallarás nunca, si no los llevas dentro de tu alma, si no es tu alma quien ante ti los pone”.
Un placer.

Rocambole dijo...

Verás, lo primero que me parece es que de estos temas vales más por lo que callas que por lo que cuentas. Me da en la nariz.

Yo me inicié en temas de Calidad mucho antes de existir Euskalit y creo firmemente en que un sistema basado en una metodología de Calidad ayuda a recorrer un camino y a tomar las decisiones menos malas para una organización.

Cuando empecé, sólo había los equipos de mejora , grupos de aficionadillos a los que nos gustaba el tema. Por eso a estas alturas, los que se creen el tema de la calidad, como una herramienta para mejorar, me merecen un respeto.

Luego ha venido esto de las Q y la hemos “cagao”. Lo importante ya no es recorrer el camino y mejorar mientras caminamos. Lo importante ahora es obtener un reconocimiento. Vamos, como en esas autoescuelas que te enseñaban como aprobar el examen y luego no tenías ni idea de conducir de verdad.

Olvídate de nuestra querida Osakidetza y hagamos una abstracción:

Una organización que se dedica a cualquier cosa (fabricar tornillos, una agencia de viaje, educación, transporte....) tiene que decidir una forma de gestionarse, porque aunque no lo decida, ya ha decidido una forma de organizarse (al tun tun y día a día y por instinto y porque siempre se ha hecho así).

Supongamos que decide otra forma de organizarse y para ello mira en los modelos que hay y opta libremente por uno. En este modelo lo que prima es que lo que hace esa empresa no debe estructurarse por los clásicos departamentos sino que se estructura con una visión transversal y longitudinal de lo que hace (decide estructurar lo que hace en procesos). Luego decide primar diversas áreas de acción en la creencia que si mejora estas van a mejorar los resultados y además se fija unos indicadores para poder medir estas cosas y que le ayude a tomar decisiones y a priorizar como debe actuar ( Un solo indicador de gestión preciso vale más que mil opiniones de expertos. Esto lo dijo Grace Murray Hopper (December 9, 1906 – January 1, 1992) que como ves es bastante anterior a esto del EFQM).

Luego viene la parte de su aplicación y ahí es donde una cosa es el diseño teórico y otra la puesta en práctica de esa teoría (un cursi de la excelencia diría el enfoque y el despliegue )

Tu mismo has centrado el problema. Las personas . El gran problema de lo que yo conozco, que es la primaria, es que desde hace tiempo trabajamos en un equipo en vez de trabajar en equipo y de ese triste resultado la culpa la tiene los jefes, faltaría más, pero también y mucha, las actitudes individuales.

Pero en este tema estamos totalmente de acuerdo. Es la clave. Permitir a las personas que se autogestionen, respetar sus iniciativas, reconocérselo de forma explícita…. es imprescindible para que este modelo, y cualquier modelo, funcione. Pero reconóceme que en este tema la variabilidad es total y que dependiendo de donde hayas caído te va mejor o peor y además a todos los niveles (Osakidetza en general, Hospital o Comarca o tu Servicio o Centro de Salud)

Dices: “si las conductas indolentes son amparadas” ¿Estás de acuerdo en el criterio de “todos iguales" en el Desarrollo Profesional? Porque esto también tiene que ver con las personas y los reconocimientos. “Total para qué, si a este de al lado le dan lo mismo que a mí y hace la mitad”. Así no hay modelo que sobreviva.

Un placer discrepar con cariño con un colega.

"Ten siempre a Itaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Itaca te enriquezca.
Itaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte"

Lestrigon dijo...

Me apresuro, espantado, a desmentir el que yo esté de acuerdo con el actual Desarrollo Profesional (no creo que se pueda deducir eso de mis palabras).
El acuerdo a que se llegó no solamente introduce el criterio de “todos iguales", sino que contradice todo el discurso empalagoso sobre “el reconocimiento de los logros y esfuerzos de cada Persona”, “los sistemas de reconocimiento como métodos o herramientas destinados a la positivación específica de las actividades de valor añadido” (chúpate esa), de la “apuesta por dedicar esfuerzos a apoyar a los profesionales en la búsqueda continua de la excelencia clínica”, “cultura de innovación”, “talento”, bla bla bla. Una boñiga estratégica de nuestros jefes. ¿Quién es el guapo que cambia ese acuerdo en el futuro? Y los sindicatos en qué cojones estaban pensando.

Por otra parte, tampoco discrepamos tanto. Me alegro de que estemos de acuerdo en muchas cosas. Yo también considero positivamente las Q, pero no tengo tanta fe como tú. En mi caso, como el santo de ayer (Sto Tomás), ver para creer.

“Ítaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte”

Esto de Ítaca da mucho juego, como ves. Si no te parece mal haré algún comentario en tus post de vez en cuando.
Saludos.